logo
Imprimir
-- | :hs
•CATALUNYA

El entorno de Puigdemont no quiere saber nada de ERC

Uno de los ideólogos de la Crida Nacional per la República asegura que “lo mejor es divorciarse”

A lo largo del procés, el independentismo ha vivido momentos de tensiones internas. La primera gran brecha entre ERC y Junts per Catalunya se produjo antes de la proclamación de la DUI. El partido de Carles Puigdemont abogaba por la convocatoria de elecciones mientras que los republicanos querían forzar la proclamación de la República catalana. Al final, no hubo República y Ciudadanos (Cs) ganó las elecciones catalanas.

Un año más tarde, la segunda gran disputa entre ambas formaciones parece que ha sido definitiva. Junts per Catalunya quería mantener el voto delegado de los políticos procesados y encarcelados, mientras que ERC, en un intento de acercar posiciones con el gobierno de Pedro Sánchez, aceptó delegar los votos de Oriol Junqueras y Raül Romeva. ¿El resultado? El independentismo ha perdido la mayoría en el Parlament de Cataluña. Un hecho que evidencia la ruptura definitiva entre los grandes partidos separatistas.

En este sentido, y a la espera de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, el entorno de Carles Puigdemont entiende que la única solución es tomar caminos diferentes. Tras los fracasos de Convergencia, el PDeCAT y Junts per Catalunya, el próximo mes de diciembre nacerá la Crida Nacional per la República. Una nueva oportunidad para marcar distancias con ERC. O al menos, esta es la intención de uno de sus ideólogos, Agustí Colomines. “Junts per Catalunya y ERC son como un matrimonio que no se puede divorciar porque tiene críos pequeños y no sabe cómo explicárselo. Yo creo que, muy a menudo, lo mejor es divorciarse y dejar a los hijos tranquilos”, confiesa Colomines.

Así pues, teniendo en cuenta las palabras de una de las personas de confianza de Puigdemont, el objetivo de la Crida Nacional per la República es desmarcarse de ERC. Dicho en otras palabras, disputarle el liderazgo del independentismo a los republicanos. Algo que no será fácil. Primero porque ERC lidera las encuestas, y segundo porque sus impulsores no pasan por su mejor momento: Quim Torra no gusta a un amplio sector del independentismo; Carles Puigdemont está en el extranjero y cada vez tiene menos poder; y Jordi Sànchez está encarcelado y muy pendiente de las penas solicitadas por la Fiscalía. Sin duda, no es el mejor escenario para un partido que pretende liderar un proyecto abocado al fracaso.




Link:
http://catalunyanoticies.com/noticia/20294_elentornodepuigdemontnoquiere-abernadadeerc-1.htm